Las parafilias son trastornos sexuales. La imaginación o los actos inusuales o extravagantes son necesarios, reiterados y a veces excluyentes, para conseguir la excitación sexual. Las parafilias más conocidas son: sadismo, masoquismo, necrofilia, pedofilia, exhibicionismo, zoofilia.

Estos trastornos son deseos incontrolables, impulsivos y compulsivos de realizar el acto o de fantasearlo. Los individuos que lo padecen pueden parecer exteriormente tan normales como cualquier otra persona.

Actualmente las parafilias se entienden como las conductas sexuales, eróticas que no son comprendidas por la mayoría de las personas. Se lo puede considerar normales si se practica esporádicamente o como juego amatorio.

Leé también: Voyeur: La parafilia del chusma

Así encontramos que hay parafilias que castiga la Sociedad como delitos y existen otras parafilias que aunque no son aceptadas tampoco se les considera un delito. La pedofilia, necrofilia, frouterismo y el exhibicionismo y otras son consideradas como delitos y en ocasiones como faltas administrativas por la ley como el voyerismo que solo es penado en algunos países. Otras parafilias no son penadas mientras no afecten a terceras personas.

Desde el punto de vista de la Psiquiatría y del Psicoanálisis las parafilias son consideradas “perversiones”. Los patrones de excitación se consideran patológicos sólo cuando:

.Se convierten en obligatorios para la funcionalidad sexual  la erección o el orgasmo no pueden producirse sin el estímulo).

.Implican parejas inapropiadas (por ejemplo: niños, adultos o animales que no dan su consentimiento).

.Provocan una angustia o un deterioro significativo en las áreas social, laboral.

.Todos los síntomas deben estar presentes durante al menos 6 meses para que se le pueda diagnosticar este trastorno.
El sexo oral o la masturbación fueron consideradas parafilias hasta mediados del siglo XX. No es una patología si la actividad del sujeto no se límite únicamente a ellas. Por eso resulta imposible elaborar un catálogo definitivo de las parafilias. Algunas parafilias pueden aparecer en momentos especiales o de gran estrés.

Existen tres grados de parafilias clasificadas por la Asociación Mundial de Psiquiatría:

Mínimo: Fantasea con esas situaciones parafilicas pero no alteran las actividades sexuales normales.

Acentuado: Se busca de manera insistente la realización de la fantasía para alcanzar la satisfacción sexual.

Dependiente: La fantasía erótica afecta o interfiere en la relación sexual, se pierde la libertad de elegir y no se puede dejar de actuar de cierta manera.

Todo ser humano tiene parafilias o fetiches normales y saludables como cuando un hombre heterosexual siente preferencia hacia las mujeres rubias sobre las pelirrojas o hacia las gordas sobre las delgadas. Estos patrones sexuales pueden incluir no sólo aspectos físicos sino objetos, ropa, lencería, uniformes, etc. Según el sexólogo, Magnus Hirschfel (1868-1935), el fetiche se torna patológico cuando se sobrevalora uno de estos objetos individuales, por ejemplo, los zapatos.

Algunas fuentes listan hasta 549 tipos de parafilias:

Acomoclitismo: excitación por los genitales depilados.

Acrofilia: personas que se excitan sólo cuando sus parejas son muy altas.

Acrotomofilia: fetichismo por los miembros amputados.

Actirastia: excitación sexual proveniente de la exposición a los rayos del sol.

Acucullofília: excitación sexual por los penes circuncidados.

Agonophilia: excitación proveniente de una lucha con la pareja.

Agrexofilia: excitación producida por el hecho de que la actividad sexual sea oída por otras personas.

Albutofilia: excitación pensando en baños y duchas calientes.

Algofilia: excitación producida por el dolor (Se diferencia del masoquismo por la ausencia del componente erótico).

Agorafilia: atracción por la actividad sexual o el exhibicionismo en lugares públicos.

Alopelia: experimentar un orgasmo sólo viendo a otros teniendo una relación sexual.

Alorgasmia: excitación proveniente de fantasear durante el acto sexual con otra persona que no sea la pareja.

Alveofilia: atracción por tener relaciones sexuales en una bañera.

Alvinolagnia: atracción sexual sólo por los estómagos.

Amaurofilia: pasión por las parejas ciegas o con los ojos vendados.

Amelotasis: atracción sexual hacia personas con ausencia de algún miembro.

Amiquesis: excitación sexual al rascar a la pareja durante el acto sexual.

Amokoscisia: excitación por el deseo de castigar a la pareja sexual.

Amomaxia: excitación sólo al realizar una relación sexual dentro de un automóvil estacionado.

Anastimafilia: personas a las que les excita el sobrepeso de los demás.

Androginofilia: atracción sexual por personas andróginas.

Androidismo: excitación con muñecos o robots con aspecto humano.

Andromimetofilia: atracción sólo por las mujeres vestidas de hombres.

Anisonogamia: atracción por una pareja sexual mucho más joven o mucho mayor.

Anofelorastia: excitación al profanar objetos considerados sagrados.

Antolagnia: excitación por oler flores.

Apotemnofilia: excitación por la idea de ser amputado.

Aracnofilia: juego sexual con arañas.

Astenolagnia: atracción por la humildad, la humillación o la debilidad sexual ajena.

Asfixiofilia (estrangulación erótica): el estímulo es estrangular, asfixiar o ahogar a la pareja durante el acto sexual, con su consentimiento y sin llegar a matarla.

Audiolagnia: el estímulo principal proviene de la audición.

Autagonistofilia: estímulo es ser visto por otras personas durante el acto sexual.

Autoabasiofilia: el estímulo es estar o volverse cojo.

Autoasasinofilia: fantasía masoquista de ser asesinado.

Autoasfixiofilia: el estímulo es ser asfixiado durante el acto sexual.

Automisofilia: atracción por ser ensuciado o corrompido.

Autonepiofilia: el estímulo es utilizar pañales y ser tratado como un bebé.

Autopederastia: encontrar sólo placer introduciendo el pene en su propio ano.

Autoungulafilia: conseguir placer rascándose sus propios genitales.

Avisodomía: relación sexual con aves.

Axilismo: masturbación dentro de la axila de la pareja.

Barosmia: excitación por el olfato.

Basoexia: excitación sólo producida por los besos.

Belonefilia: excitación producida por el uso de agujas.

Biastofilia: Aquellos que sólo se excitan sexualmente cuando asaltan a alguien contra su voluntad.

Blastolagnia: persona atraída por mujeres muy jóvenes.

Candalagnia o candaulismo: ver a la pareja copulando con otra persona.

Capnolagnia o capnogalia: excitación sexual producida por ver la manera en que la otra persona fuma.

Catafílico: la excitación sexual se produce sólo cuando el hombre se somete a su pareja.

Cateterofilia: excitación sexual con el uso de algún tipo de cateter.

Chezolagnia: sólo logra excitarse al masturbarse durante la defecación.

Choreofilia: excitación sexual al bailar.

Cinofilia: excitación al tener relaciones sexuales con perros.

Ciprieunia: excitación sólo con prostitutas.

Clastomanía: obsesión por romperle a la pareja la ropa que lleve puesta.

Clismafilia: la excitación depende de recibir un enema.

Coitolalia: excitación producida al hablar durante el acto sexual.

Consuerofilia: coserse zonas de la piel con aguja e hilo para obtener placer sexual.

Coprofemilia: placer sexual proveniente de decir obscenidades en público.

Coprofilia (coprolagnia): el uso de excremento en la práctica sexual (ya sea observando cómo defeca otra persona o untándose excremento sobre el cuerpo).

Coprolalia: estimulación sexual mediante el uso de malas palabras.

Corefalismo: excitación sexual sólo practicando sexo anal con niñas.

Coreofilia: excitación a través del baile erótico.

Cratolagnia: excitación provocada por la fuerza de la pareja.

Crematistofilia: excitación producida al pagar por sexo.

Criptoscopofilia: excitación al contemplar la conducta (no necesariamente sexual) de otras personas en la privacidad de su hogar.

Crurofilia: atracción sexual por las piernas.

Cronofilia: atracción de personas jóvenes por personas de más edad.

Cyesolagnia: excitación sexual sólo con embarazadas.

Dacryfilia o dacrilagnia: excitación sexual por ver lágrimas en los ojos de la pareja.

Dendrofilia: cuando la excitación sólo se produce al frotarse contra los árboles.

Dipoldismo: excitarse propinando golpes en las nalgas a niños.

Dysmorfofilia: atracción hacia personas deformadas (mastectomizadas, jorobadas, etc.).

Dorafilia: excitación sexual al tocar pieles animales, sintéticas o de cualquier otro tipo.

Ecdemolagnia: excitación proveniente de viajar o estar lejos del hogar.

Ecdiosis: la excitación sólo se produce al desnudarse ante desconocidos.

Efebofilia: la atracción sexual de una persona madura hacia un adolescente varón entre 13 a 18 años.

Elefilia: obsesión sexual por los tejidos.

Electrofilia (electrocutofilia): la excitación sólo e produce al usar suaves choques eléctricos durante la práctica sexual.

Emetofilia: excitación sexual proveniente del acto de vomitar.

Enditofilia (endytophilia o enditolagnia): la excitación sólo se produce al ver a la pareja vestida.

Erotofonofilia: excitaciñón al realizar llamadas telefónicas utilizando lenguaje erótico.

Erotolalia: estimularse sexualmente solamente hablando acerca de sexo.

Escopofilia (escoptofilia, escoptolagnia o mixoscopía): la excitación dependerá de mirar abiertamente a otras personas en el acto sexual (no subrepticiamente como en el voyeurismo).

Espectrofilia: excitación producida por la imagen en el espejo.

Estigmatofilia: excitación ante tatuajes, piercing, sacrificios o cicatrices.

Exobiofilia: atracción sexual hacia extraterrestres (en la práctica, hacia personas disfrazasas de extraterrestres)

Exofilia o neofilia: excitación sexual ante lo inusual o bizarro.

Falofilia: atracción por los penes grandes.

Flatofilia: excitación proveniente del olor de los gases intestinales propios o de la pareja.

Formicofilia: excitación sexual al reptar de insectos o animales pequeños (hormigas, caracoles, gusanos, etc.) sobre los genitales.

Fratrilagnia: atracción por las relaciones sexuales incestuosas. Excitación al imaginar el sexo con su hermano.

Froteurismo: la persona obtiene placer sexual únicamente refregando sus genitales contra personas desconocidas.

Gerontofilia: atracción sexual de una persona joven por un hombre de edad mucho mayor. La atracción de jóvenes por mujeres maduras se llama graofilia y la atracción tanto por ancianas como por ancianos se llama cronofilia.

Gimnofilia o nudomanía: excitación por la desnudez.

Ginemimetofilia: la excitación sólo se producirá si la pareja es un travesti.

Gomfipotismo: excitación provocada por los dientes.

Grafolagnia, iconolagnia o pictofilia: el estímulo se produce sólo ante fotos o cuadros eróticos.

Gregomulcia: excitación por ser manoseado por una persona desconocida en una multitud.

Harpaxofilia: experimentar placer al ser robado.

Hebefilia: atracción por niñas púberes.

Hemotigolagnia: atracción sexual por los tampones usados.

Hibristofilia: excitación sexual al fantasear con tener relaciones con un violador.

Hierofilia: atracción sexual por las cruces.

Hifefilia: la excitación dependerá de la posesión de algún objeto ajeno, ropa, cabellos, piel, etc.

Higrofilia: excitación producida por cualquier tipo de fluido corporal.

Hipnofilia: Excitación al contemplar personas dormidas.

Hirsutofilia: atracción por el vello.

Homiliofilia: excitación sexual producida por predicar una religión a una persona sencilla y fácil de convencer de cualquier cosa.

Latronudia: excitación por desnudarse ante el médico, generalmente fingiendo una dolencia.

Jactitafilia: excitación producida por el relato de las propias hazañas sexuales.

Knismolagnia: excitación sexual producida por las cosquillas.

Lactafilia: excitación por los pechos en periodo de amamantamiento.

Lectolagnia: la única excitación proviene de la lectura de textos de contenido erótico.

Urofilia: la única excitación proviene de orinar o ser orinado por la pareja

Macrofilia: el único estímulo son las personas grandes o rollizas.

Maiesiofilia: atracción por mujeres embarazadas.

Masoquismo (duololagnia): placer ligado a la propia humillación o sufrimiento físico (cachetadas, latigazos, pellizcos) o moral (humillación). Se diferencia de la algomanía por la presencia del componente erótico.

Matronolagnia: excitación sexual provocada sólo por mujeres mucho más mayores.

Melolagnia: excitación sexual provocada por la música (no necesariamente tiene que ser eróticas).

Menstruofilia o menofilia: atracción sexual por una mujer menstruando.

Merintofilia: excitación sexual provocada por estar atado.

Microfilia: atracción sexual por las personas pequeñas o enanas.

Microgenitalismo: excitación por los penes pequeños.

Misofilia: atracción sexual por la ropa sucia

Morfofilia: fijación sexual en personas con ciertas características físicas (sólo rubios, sólo gordas, etc.)

Moriafilia: excitación provocada por chistes sexuales.

Nafefilia: excitación por tocar o ser tocado.

Ipsofilia: excitación sólo por uno mismo. No es lo mismo que masturbación, donde el objeto sexual puede ser una persona presente, una fotografía o una fantasía.

Narratofilia: excitación sexual sólo al escuchar narraciones eróticas.

Necrofilia: atracción sexual por los cadáveres.

Nepirastia: excitación proveniente de tener alzado a un bebé.

Nerdfilia: Atracción sexual por aparatos electrónicos.

Ninfofilia: atracción sexual de un adulto por una adolescente.

Nosolagnia: excitación proveniente de saber que la pareja tiene una enfermedad terminal.

Oclofilia (ochlofilia): excitación ante una multitud de personas reunidas.

Odaxelagnia: excitación al morder o ser mordido por la pareja.

Odofilia: excitación producida por los viajes.

Ofidiofilia: excitación provocada por serpientes.

Omolagnia: excitación provocada por la desnudez.

Olfactofilia: excitación debida al olor de la transpiración, especialmente de los genitales.

Ozolagnia: excitación sexual por olores fuertes.

Partenofilia: atracción sexual por las vírgenes.

Pediofilia: atracción sexual por las muñecas.

Pedofilia: atracción hacía los menores (niñas o niños).

Picacismo: excitación sexual al introducir alimentos en alguna de las cavidades del cuerpo con el fin de que la pareja los recupere con la boca.

Pigmalionismo, agalmatofilia, galateísmo o monumentofilia: atracción sexual por estatuas o maniquíes desnudos.

Pigofilia: excitación por el contacto con las nalgas.

Pigotripsis: excitación por rozar o masajear las nalgas.

Polyiterofilia: personas que necesitan tener una serie de parejas sexuales consecutivas antes de conseguir el orgasmo.

Psicrofilia: excitación debida al frío o a ver a personas con frío.

Pubefilia o ginelofilia: excitación producida al contemplar vello pubiano.

Pungofilia: necesidad de ser pinchado con el fin de obtener placer sexual.

Quinunolagnia: excitación sexual por ponerse en situaciones de peligro.

Rabdofilia: excitación al ser flagelado.

Renifleurismo: excitación debida al olor de la orina.

Retifismo: fetiche por los zapatos.

Sadismo: experimentar placer erótico al provocar dolor físico o humillación en la pareja. Se diferencia de la algolagnia por la presencia del componente erótico.

Salirofilia: excitación al ingerir la saliva de la pareja.

Saliromanía: ensuciar o dañar la ropa de la pareja.

Somnofilia: acariciar y realizar sexo oral a una persona dormida hasta despertarla.

Sudorofilia: atracción por el sudor de la pareja.

Tafefilia: excitación proveniente de ser enterrado vivo.

Thlipsosis (zlipsosis): excitación proveniente de los pellizcos.

Toucherismo: la atracción sólo se produce al tocar personas desconocidas.

Triolismo: la excitación depende de observar a la propia pareja teniendo relaciones con una tercera persona.

Tripsofilia (tripsolagnia): excitación por ser masajeado o por hacerse lavar el cabello.

Vampirismo: excitación sexual proveniente de la extracción de sangre.

Vincilagnia: excitación por hacerse atar.

Voyeurismo: excitación al ver a otras personas dedicadas al acto sexual de manera subrepticia.

Xenofilia: la excitación sólo se produce ante parejas de distintos países.

Zoofilia (bestialismo): la excitación sexual se produce solamente con animales.

1 COMENTARIO

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here