“Petting” proviene del verbo inglés “to pet”, que significa besar, mimar, acariciar, tocar, también es conocido como “faje” en algunos países latinos. Son todas las prácticas sexuales sin penetración como besos, caricias, juegos sexuales, masturbación y hasta sexo oral. Es muy común entre los adolescentes en el inicio de la actividad sexual.

Muchos jóvenes que no se sienten preparados para una relación sexual que incluya penetración o también hay casos de parejas que por razones morales o religiosas practican el petting.

A pesar que no se la conocía por petting, esta actividad se suele usar antes de la penetración como parte del “pre-calentamiento” o “previa”. Esta practica ayuda a explorar el cuerpo de la pareja y a conocer cuáles son sus zonas erógenas aparte de la genital, es excelente para descubrir nuevos puntos de placer. Además, permite alcanzar el orgasmo a ambos miembros de la pareja, y en algunas mujeres puede ser la mejor o incluso la única forma de alcanzarlo.

Otro beneficio de esta actividad es que previene de embarazos no deseados e infecciones. Pero si se incluye el sexo oral puede existir la posibilidad de que se produzca algún TES (transmisión de enfermedades sexuales).

Leé también: “Humming: ¿Qué es y cómo se hace?

Existen distintos grados de petting:

Primer grado: En esta etapa las personas se limitan a darse la mano, abrazarse y darse algunos besos.

Segundo grado: Aquí las parejas dan un paso más e introducen caricias más íntimas pero siempre sobre la ropa y en algunos casos las personas pueden llegar incluso a imitar el coito.

Tercer grado: Por último, la pareja puede dar un paso más y realizar las caricias sexuales por debajo de la ropa. En esta opción el petting incluye desde meter la mano por debajo de la ropa o estando totalmente desnudos y hasta practicar sexo oral o turnarse para masturbar a la otra persona.

Una muy buena técnica de “petting” para implementar a la noches de lujuria es ver como cada uno se masturba sus propios genitales, esto sirve para conocer de qué manera le gusta a la pareja si más rápido, más lento, con más o menos presión. Después de ver como se masturban se pueden estimular uno al otro.

 

Compartir
Artículo anteriorCanciones para noches románticas
Artículo siguienteNo es amor, es dependencia emocional
.Directora de Mundo Lujuria (www.mundolujuria.com) .Periodista en Radio Uno FM 103.1 .Periodista en El Espectacular (www.elespectacular.com.ar)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here