Nunca hubo límites para innovar en la pareja. Desde el siglo VII, los japoneses practicaban juegos eróticos muy particulares que ofrecía a la amante un regalo que incitaba a la intriga y seducción. Se suele decir que la insinuación seduce más y ese es el caso del “Kokigami”.

El nombre de esté juguete sexual proviene de “Koki”, que es un pañuelo que los actores del teatro Noh llevan en la cintura y de “Gami”, por papel. Consistía en que el esposo envolviera su pene y testículos con pañuelos de seda y con cintas formando diseños. Normalmente se recreaban animales y se creía que esas figuras les daban fuerza y poderes. Luego, el regalo o paquete se lo ofrecía a su mujer y ella lo desenvolvía sensualmente.

Con el paso de los siglos, las telas fueron sustituidas por figuras confeccionadas con papel de seda. El decrecimiento del precio del papel en el siglo XVIII, produjo un costo más accesible para la gente de clase media y baja, de esa manera aumentó su popularidad.

Muchos expertos en el tema consideran que existe una vinculación entre el Kokigami y tres artes más: Origami que es crear figuras con papel, Kirigami que es cortar papel para hacer figuras y Tsutsumi que es el arte de empaquetar.

Leé también: “Bukkake: la expulsión de placer”

En esta época suele ser motivo de burla o risa disfrazar el pene de animales pero en aquellos siglos era un método muy excitante. Aunque en la actualidad, algunas mujeres que creen que les excita pensar en un pene disfrazado de un animal feroz. Solo es cuestión de probar, en el sexo mientras sea consensuado por ambas partes y con personas mayores de edad vale todo.

Estas son algunas de las figuras de Kokigami:

 

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here