Como dice el dicho “Donde se come no se caga”, enamorarse del jefe es un problema difícil de resolver. La cantidad de horas juntos, la interacción constante y el poder puede confundir los roles. Todo se complica más si el superior a cargo es casado o tiene una pareja estable.

No es algo anormal o poco cotidiano tener una fantasía con alguien superior o un compañero de trabajo. Según un encuesta hecha por la revista Glamour y Lawyers.com, el 41% de los encuestados declara haber tenido una relación amorosa con alguien del trabajo.

Si el jefe es un soltero sin compromisos tal vez el reto de enamorarlo o de estar con él sea un poco más fácil. Si, el empleador también gusta de su enamorado para empezar se recomienda mantenerlo en secreto por un tiempo hasta que se formalice la pareja, de lo contrario solo comenzarán los rumores innecesarios entre los empleados. Siempre será un vínculo complicado porque se corre el riesgo de ser despedido o ser catalogado como “el favorito” entre los compañeros. Pero, si la persona enamorada acepta las consecuencias lo mejor es ir paso a paso y sin arriesgar el trabajo.

Luis Felipe Calderón, académico de la Universidad Esan explica: “En el caso de un jefe varón, casado, que tiene una relación con una subordinada casada o soltera, no hay forma que los involucrados en esto declaren su relación formalmente y tratarán de mantenerla oculta. Muy probablemente, algunas personas de la organización descubrirán o sospecharán de la relación y comenzarán los chismes, lo que hará que todo sea más deteriorante”.

El mejor consejo en caso de enamorarse de un jefe casado es sacárselo de la cabeza, hay muchos peces en el mar para complicarse la vida con uno que puede traer demasiados problemas. La manera de olvidar a alguien es interactuando y conociendo nuevas personas. A veces estar en un mismo ambiente mucho tiempo y tener la necesidad de estar con alguien hace que los sentimientos se confundan.

Frecuentemente algunas personas no pueden separar el trabajo de su vida privada. Los límites de hasta dónde se puede mezclar es difícil de medir. Hoy en día el trabajo es el nuevo lugar para encontrar el amor, no es necesario ni Tinder, ni ir a pubs, ni volver con ningún ex para estar acompañado, solo ir a trabajar. Mientras haya amor mutuo hay que jugar todas las fichas.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here