A pesar de que el mundo ha evolucionado y que el feminismo está teniendo protagonismo, aun las mujeres tienen vergüenza de contar que se masturban y hasta algunas no se animan a hacerlo. En cambio, los hombres desde pequeños comienzan a realizar esta práctica y no se sienten culpables, ni tienen temor a hacerlo.

La masturbación es una práctica que ayuda a conocerse, saber cuál es el ritmo que más agrada y de qué manera es mejor. Conocer el propio cuerpo genera una mejor vida sexual porque facilita  demostrarle a la pareja cuáles son sus gustos. Cada persona tiene sus zonas erógenas. No a todos les va a erotizar que le estimulen la oreja o los pechos. Por eso, la masturbación ayuda a saber cuáles son esas áreas que producen una mayor excitación.

Cuando la masturbación no se realiza de una forma adecuada por causa de querer eyacular en poco tiempo puede provocar ser eyaculadores precoces y eso se traslada a la vida sexual.

El placer de la masturbación fue un acto censurado y reprimido porque se consideraba una actividad erótica no reproductiva. Por esa razón se originaron diferentes mitos como: El que se masturbe le saldrán pelos en la mano, quedará ciego, loco, tonto, se le secará la medula espinal,  se quedará estéril, entre otras que obviamente son mentira. Este tabú de masturbarse produjo en muchas mujeres sentir culpa, temor o vergüenza al realizar esta práctica sexual.

Según sexólogos, la gran mayoría de los hombres se masturban y en el caso de las mujeres el 60% lo hace, pero no lo comentan tanto el varón. Ellas sienten temor de contarlo porque piensan que son las únicas que lo hacen.

No solo la masturbación ayuda a un mejor autoconocimiento también alivia el dolor corporal, ayuda a dormir, mejora las relaciones sexuales, balancea los niveles de estrés, calma los dolores menstruales y beneficia al sistema inmunológico para cuando esta por tener gripe.

Las mujeres que no se tocan tienen más probabilidades de sufrir disfunciones sexuales (falta de deseo), en cambio las que si lo hacen hay menos posibilidades.

Aunque todos los excesos son malos, en la masturbación compulsiva, que supera a ocho masturbaciones al día, es dañina porque se hace por descarga y no por placer. Es un trastorno obsesivo compulsivo y en psiquiatría son tratados cuando afecta todas las esferas de la vida esa persona. Es considerada una obsesión como la ludopatía o la mitomanía. Quienes sufren este tipo de problemas requieren tratamiento psiquiátrico porque es una patología.

 

 

 

Compartir
Artículo anteriorEl Kamasutra: Lado B
Artículo siguienteTuppersex: ¿Qué es?
.Directora de Mundo Lujuria (www.mundolujuria.com) .Periodista en Agencia NOVA

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here