Se acerca una despedida de soltera y la mayoría hacen la típica previa con disfraces eróticos, mucho alcohol y vinchas con penes y luego todas súper borrachas desembocan en un boliche. En el año 2000 comenzó un fenómeno llamado “Tuppersex” nació al sur de Estados Unidos y actualmente se implementó en los diferentes países.

El tuppersex consiste en que una especialista en sexo exponga la función de cada juguete erótico y su modo de uso, los productos se llevan en valijas. En estas reuniones se charlan diferentes temas orientados a la sexualidad y cada una de las anfitrionas cuenta sus experiencias sexuales. Además, las personas que asisten tocan y juegan con los juguetes.

Estos eventos se realizan en un lugar pactado por las participantes como el living de una casa. La duración de estas charlas son de aproximadamente 2 horas, todo depende de la empresa que lo organice. Respecto a la compra de productos, se realiza la compra en el momento.

La especialista realiza una charla educativa y a la vez se quiebra con lo educacional con chistes y anécdotas divertidas que se van contando. Cada invitada puede hacer las preguntas que quiera y sacarse todas las dudas sobre el sexo.

En el campo de la sexualidad existen muchos mitos y dudas donde nadie se anima a preguntar, por eso estas charlas son ideales para ser mejores en la cama con la pareja y tener un mayor autoconocimiento del cuerpo. El tuppersex es el ambiente perfecto para sacarse la timidez y preguntar todo. En estas reuniones muchas mujeres se dan cuenta que el sexo, las fantasías y la masturbación femenina es algo normal. Así lo atípico pasa a ser cotidiano.

Lo ideal al momento contratar el servicio de tuppersex es que la asesora sepa ampliamente del sexo, no solo la práctica, sino también la teoría que es indispensable para aclarar dudas. La vendedora no puede tener un buen resultado en la compra de productos si no sabe exponer la función de cada juguete, accesorio o cosmético sexual.

En los tuppersexs salen “las frígidas” y “las que la tienen clara” de esa manera se divierten durante horas compartiendo una experiencia que queda en la memoria de cada una. Al finalizar el evento de venta de productos continúa la fiesta.

Estas reuniones tienen un fin comercial que es vender productos a los invitados. No solo se muestran dildos y vibradores, también se exponen anillos, perfumes con pheromonas, aceites aromáticos, geles comestibles, geles calor/frío, velas que se pueden pasar por el cuerpo, conjuntos de ropa interior, disfraces y una la amplia variedad depende de cada empresa de tuppersex.

Compartir
Artículo anteriorLa masturbación femenina
Artículo siguienteRelato: Calle de los Deseos
.Directora de Mundo Lujuria (www.mundolujuria.com) .Periodista en Radio Uno FM 103.1 .Periodista en El Espectacular (www.elespectacular.com.ar)

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here