Por Agustín Damián Vetta

Obtener placer genitalmente sin que exista una relación sexual completa se lo definió como “Onanismo”. Es un acto sexual donde existe la interrupción del coito antes que se produzca la eyaculación para evitar la fecundación  o embarazo. También, el onanismo se lo ha considerado un sinónimo de masturbación.

La palabra “Onanismo” derivó de Onán que era un personaje de la Biblia, hijo de Judas. Él sufrió la muerte de su hermano y tuvo que casarse con su cuñada, Tamar. Las normas de la época indicaban que, si Onán tenía un descendiente con Tamar, no sería tomado como su hijo y sería atribuido a su hermano. Esto, a su vez, implicaría un desplazamiento de Onán en la sucesión hereditaria de su familia. Por eso, el hijo de Judas mantenía relaciones sexuales con su cuñada y eyaculaba fuera de la vagina.

La interrupción del coito fue utilizado en toda la historia para evitar embarazos. En la actualidad, también se practica este método pero es considerado poco eficaz porque el líquido preseminal contiene los suficientes espermatozoides para fecundar a una mujer. De todos los métodos anticonceptivos que existen para prevenir el embarazo, éste es el que presenta el menor índice de efectividad. De cada cien casos se producen entre 16 y 22 embarazos no deseados.

Esta práctica de coito interrumpido tiene muchas contras, ya que en muchos casos al tener que estar concentrado para eyacular fuera de la vagina reduce el placer de la relación sexual. Por otro lado, es una actividad que no es segura y existe la posibilidad de contraer enfermedades de transmisión sexual por no cuidarse.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here