Para muchos tener la necesidad de tener sexo todo el tiempo es algo natural, pero en ocasiones se convierte en una adicción y como toda adicción es una enfermedad que necesita ser tratada por profesionales. También, personajes reconocidos como estrellas de cine y deportistas la han padecido, y se sometieron a rigurosos tratamiento para dejar esta adicción.

La adicción al sexo también es llamada como dependencia sexual, hipersexualidad, ninfomanía (en mujeres), satiriasis (en varones), comportamiento sexual compulsivo o compulsividad sexual y se refiere al fenómeno en el que los individuos son incapaces de controlar su comportamiento sexual. Cuando una persona tiene conductas reiteradas de manera compulsiva dirigidas a tener relaciones sexuales tiene este tipo de adicción. Habitualmente, tienen diferentes parejas con el fin de satisfacer un intenso deseo sexual.

Los adictos al sexo muchas veces cuando se sienten depresivos o con estrés recurren a la actividad sexual o a tener a fantasías como respuesta de la emoción que está sobrellevando. En la mayoría de los casos cuando estás personas se dan cuenta de su problemática se resisten a reducirla o frenarla. Pero no importa la cantidad de veces que se tenga sexo sino las cosas importantes que se deja de hacer para tenerlo.

La Universidad de California realizó un estudio entre varios pacientes y posibles adictos al sexo. Los resultados revelaron que el 54 por ciento de los afectados se habían dado cuenta de tener una conducta sexual anormal antes de los 18 años, y un 30 por ciento lo había constatado durante la época universitaria, entre los 18 y 25 años. Además, las conductas más repetidas entre los pacientes incluían la masturbación y uso excesivo de pornografía, seguidas del sexo consentido y el cibersexo. Estas personas tenían relaciones con trabajadoras sexuales y repetidos encuentros con parejas anónimas, con una media de 15 compañeros sexuales en los últimos 12 meses.

En el mundo del deporte y espectáculos tampoco se pude escapar de esta patología, entre ellos:

Michael Douglas:
El actor reconoció sus múltiples aventuras sexuales cuando Brianda, su esposa durante más de 20 años. Su adicción lo llevó a que su mujer lo encontrará en la cama con una amiga de ambos.
Después de hacer rehabilitación en una clínica de Arizona, Michael se casó con Catherine Zeta Jones y al parecer no volvió a caer en esa enfermedad.

Hugh Grant:
Este caso es muy conocido, ya que mientras estaba en pareja con Elizabeth Hurley, Hugh fue hallado por los paparazzis en pleno acto sexual con una prostituta, dentro de un auto. Hurley lo dejó después de 13 años de relación, ya que los encuentros con prostitutas siguieron sucediendo.

Tiger Woods:
Al golfista, quien fuera en su momento el número uno del mundo, se le adjudicaron decenas de romances desde 2009, cuando comenzó a ser una cara conocida. Se le descubrieron continuas infidelidades a su esposa y entonces confesó ser adicto al sexo, por lo que ingresó a una clínica de Mississippi en 2010 para tratar el problema.

Michael Duchovsky:
La estrella de “X-Files” no tuvo problema alguno en reconocer su problema y en 2008 decidió ingresar en una clínica para adictos al sexo en California, como último recurso para salvar su matrimonio con la también actriz Téa Leoni. Pero al final no pudo ser y los dos se divorciaron tras 17 años juntos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here