Muchos hombres aseguran que las mujeres son complicadas y es difícil entenderlas pero en verdad, son más simples de lo que ellos se imaginan. Lo más importante es prestar atención para percibir lo que le sucede en el cuerpo y en la mente a aquella mujer. Al momento de ir a la cama con una dama es importante llevarse varios tips para no errar en el intento:

Preparar el ambiente

Toda mujer necesita sentirse cómoda en un ambiente cálido para poder dejarse llevar. Es necesario que la luz esté a gusto de ella, ya sea apagada completamente, tenue o encendida.

Por otro lado, los olores son fundamentales para ambientar. Colocar alguna fragancia en las sábanas o en el ambiente ayudará que ella se sienta placentera. Por ejemplo: Si ella por primera vez visita la casa de su chico y ve que hay pelos en el piso y no hay rico olor, se puede sentir incomoda. Entonces, mejor prevenir y dejar todo preparado para la ocasión.

Buenos preliminares

Antes la penetración, es importante recordar que las mujeres tardan de 20 a 45 minutos para entrar en climax. En cambio, el hombre puede tardar menos de cinco minutos para tener una erección (si es que no la tuvo antes).

Es fundamental que ambos miembros de la pareja se tomen su tiempo y exploren el cuerpo de cada uno, eso ayuda para conocerse, desearse y por supuesto, para erotizarse.

Realizar masajes

Un masaje erótico, no es uno descontracturante. Muchos hombres creen que pueden “desarmar” la contractura que tiene su pareja en la espalda y termina siendo una sesión de dolor y no de placer.

Es bueno utilizar aceites aromatizados para mejorar la fluidez de las manos, al igual que cremas para masajes. El secreto es que la persona que está haciendo el masaje tiene que pensar cómo le gustaría que se lo hicieran a él.

Por otra parte, ambos tienen que saber que es un placer mutuo, no de uno solo.

Tener comunicación

La comunicación es uno de los pilares en cualquier pareja y aún estado con alguien de manera casual debe existir. Es necesario que cuenten que sienten y qué les gustaría sentir.

Tocar el clítoris

El clítoris es la fuente principal de placer de toda mujer. Según estudios el 80 por ciento tiene orgasmos por medio de la estimulación clitoriana, mientras que el 20 por ciento a través de la vaginal.

En cualquier momento, ya sea en la previa sexual o durante el coito, el clítoris va a ser la llave para excitarla y generar el orgasmo. Hay que recordar que esta pequeña parte tan preciada de la mujer tiene alrededor de ocho mil terminaciones nerviosas. Sin dudas, el clítoris es el tesoro del placer de las damas.

Cuando la mujer está llegando al orgasmo se debe continuar haciendo lo que se venía haciendo sin cambiar nada, excepto cuando ella lo pide, porque puede perder el orgasmo o la intensidad por esa causa.

Realizar un buen sexo oral

Lamer como un perrito tomando agua de su bebedero, no es la mejor opción. Al momento de realizarle sexo oral a la mujer se puede pasar la lengua por su clítoris de izquierda a derecha y en círculos. Las terminaciones nerviosas no están uniformemente distribuidas, de manera que cuantos más ángulos se cubran, mejor.

Otra técnica muy usada en la de escribir el abecedario con la lengua en la vagina de la mujer. También, se puede estimular la vagina con los dedos o con algún juguete penetrándola y a su vez lamiendo su clítoris.

No ser egoísta

Si el hombre llega a tener su orgasmo antes que la mujer, es importante que ayude a su pareja a culminar con su estallido de placer. De esa manera, ambos pueden tener su momento y después ella no va a echarle en cara el mal gesto de no ser atento.

NO es NO

En estos tiempos los derechos de las mujeres se están haciendo escuchar más que nunca. Por eso, si en un encuentro sexual, la mujer dice: “no” es no, se puede usar la técnica de los “dos no”, ya que muchas mujeres se sienten indecisas y necesitan un poquito de insistencia. Todo acto realizado dentro del encuentro sexual tiene que ser consensuado y charlado.

Tomar la iniciativa e innovar en el terreno sexual

Algunas mujeres no se animan a dar el primer paso y proponerle a su pareja distintos juegos, posiciones  o fantasías a realizar. Ante esto, el hombre debe dar el primer paso. Una buena técnica para proponer “ideas sexuales” es hablando en positivo sin menospreciar lo que se viene haciendo. Por ejemplo: “Amor, estaría bueno que empecemos a utilizar juguetitos”. De esa manera, ella no va a sentir que algo está haciendo mal, sino que es para innovar en la pareja.

Luego del orgasmo, el hombre no tiene que olvidarse de su pareja

El contacto poscoital es fundamental para que la mujer se sienta querida y protegida. Muchos hombres dicen que luego de ese momento íntimo quieren que se conviertan su pareja en una pizza. Pero fuera de esa frase machista, demostrarse cariño o calidez cuando todo el acto sexual terminó afianza la relación.

 

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here