Busco aventuras para sentirme viva. Vivimos dando vueltas en una rueda de ratones para no darnos cuentas que estamos atrapados en una jaula. Quienes salen de esa jaula son vistos como plagas, distintos y perdedores.

Durante años vamos y venimos, completando obligaciones, esperando que la suerte caía en nuestras cabezas y tenemos la vida que nos dicen que hay que vivir.

La cultura no está echa para los aventureros que se animan a dejar todo y se lanzan desnudos con su paracaídas esperanzados que éste no les falle.

En mi caso, soy una aventurera en búsqueda de historias para contar. Una romántica empedernida que viaja y cree que la locura más grande es no animarse a hacer algo que le dicta su corazón.

Pero, ¿hasta cuándo se vive sin sonreir?
El tiempo pasa y por ser cautelosos no nos atrevemos a hacer lo que sentimos. Alguien me dijo que si no realizaba las cosas que sentía se iba a arrepentir cuando tuviese 80 años.

Por eso, debemos animarnos a besar a esa persona que nos gusta, a viajar sin dinero, a soltar a quien no queremos, a cortar con lo que nos entristece, al empezar de nuevo perdiendo el miedo, a llorar cuando lo necesitamos.

Si aún creés que en la vida está todo dicho, yo te aconsejo que vivas. Basta de excusas, escuchá tus sentimientos.

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here