Ahogado en el olvido

Author

Categories

Share

Y pensar que lo que me empujo a escribir es lo que ahora me hace callar. Paradójico, ¿no?

No lo voy a negar, extraño esos momentos de promiscuidad que no me dejaba dormir si no acababa cuatro veces lejos de vos. Extraño emborracharme sin razón para escuchar esa canción que me obligaba a no recordarte.

Pero es que tanto odiabas que yo sea como soy que decidí cambiar. Aunque fue en ese momento cuando pude ver lo que eras realmente y por fin vi que hasta una cebolla tenía menos capas que vos. Con tu coraza te quedaste aferrada a tu amor egoísta.

Estoy acá, mirando todo el alcohol que me voy a tomar para ahogar mi triste corazón una vez más. No está mal intentar eliminar o eliminarte, copiar las mismas acciones y pegar, fuerte, muy fuerte, hasta que los huesos de la mano se rompan contra la pared. Manos que desean fervientemente acariciar tu cabeza, que de apoco, se queda sin ideas y dejan el pasado atrás.

Es una noción, ya no hay nada que me recuerde a vos. 

Yo nunca te ayude, ni quise lo mejor para vos y fue por eso, que lo nuestro terminó.


Fede Portella
Instagram: @FedePortella

Author

Share